logo colegio  curimon grande sf.png
Buscar
  • Colegio

Adaptaciones de Lenguaje 5°básico

Actualizado: ago 15


La verdadera Cenicienta

Autor: Emilia González

5to básico

Hace varios años había una hermosa familia que vivía en Manhattan , Nueva York, la hija llamada Zara era muy feliz , hasta que un día su madre enfermó, y dos meses

después ella falleció. Cuando Zara cumplió 15 años su padre se enteró de que estaba enfermo e iba a morir pronto, como no quería que Zara se quedara sola, él se casó con una

mujer que él creía era buena y que tenía dos hijas de 18 años .

Cuando Zara empezó a vivir con su madrastra no fue bien aceptada ya que su madrastra era muy mala, no dejaba que Zara hiciera nada divertido como andar en bicicleta ni su más grande pasión que era pintar, pero ella igual pintaba a escondidas.

Hasta que un día la madrastra descubre sus cuadros, ella pensaba destruirlos pero se dio cuenta que eran muy bonitos así que fue a una galería de arte y dijo que eran suyos.

Al mentir, gano mucho dinero y se hizo famosa.

Pero al enterarse de todo esto Zara, en su interior, escuchó la voz de su madre que le decía : "Prueba que eres la artista, pintaste esos cuadros, tú eres la persona más talentosa que he visto, busca una mejor vida y se feliz, porque eso es lo que quiero para tí¨"

Zara esperó durante meses que fuera su cumpleaños y mientras se quedó a vivir con una amiga porque la madrastra la ec de su casa .

Ella, al cumplir dieciocho años recibió el dinero de su herencia y confrontó a su madrastra y le dijo: ¨Tú me has tenido viviendo infeliz desde que tengo quince años , de aprovecharse de mi talento, eso fue muy malo, un día todos sabrán que yo pinté esos cuadros, de aquí me voy

Zara rescató a un perrito de la calle al cual llevo a su viaje. Viajó por el mundo y finalmente se fue a vivir a Londres .

Un día ella compró muchas pinturas y muchos cuadros, y volvió a pintar y se hizo famosa .

Cuando la madrastra se dio cuenta del éxito de Zara, la acusó de robar sus cuadros ya que eran iguales. Zara se sorprendió al escuchar eso e intentó probar que su madrastra se los había robado.

Lo que Zara quería , era que su madrastra reconociera que la trataba muy mal e hizo un acuerdo para salir en televisión pintando en vivo .

Justo cuando Zara iba a pintar, la madrastra la engaña y rapta, pensando en obligarla a decir que era mentira que ella había pintado los cuadros, dándole todo el crédito de las pinturas a su madrastra. Zara le dijo que lo diría y la madrastra dejo a Zara ir , pero cuando llegó el momento Zara dijo la verdad, y que la madrastra la rapto .

Días después arrestaron a su madrastra y Zara viajo por todo el mundo para exponer sus cuadros junto a su perro Copito y cumplir el deseo de su mamá … ¡de ser muy feliz!.

Fin



Esta es la historia de La Cenicienta

Autor: Jesús Ogueda

5° Año Básico

Esta es la historia de la Cenicienta.

Ella era una huérfana que vivía con su tío en Curimón y su primo lejano Héctor, se llamaba Lucy y tenía 14 años. Sus papás murieron de Coronavirus, entonces se mudó con su tío, quien era muy cruel con ella y no la dejaba salir con sus amigas.

¿Qué cruel verdad??

__ ¡Ve a lavar mi smoking porque voy a salir con tu primo, Lucy!, dijo su tío.

__ Sí y mis Jeans, dijo su primo.

__ Está bien, suspiró ella. Lucy era como su criada. Ella les servía la comida, les lavaba la ropa, regaba las plantas y le daba de comer a los perros llamados Bob y Toby, literalmente ella les hacía “TODO”.

__No olvides darles la comida a los perros le advirtió su tío.

Entonces se quedó en casa, les dio la comida a los perros y se fue a su recamara a jugar minecraft. Cuando llegó a su ventana, la paloma Marta, su gran amiga, le dice:

__ ¡Hey Lucy, ¿qué haces aquí? Exclamó la paloma.

__ Esperando a que llegue mi tío, para servirle la once dijo ella.

__ Qué tal si vamos a la plaza a jugar con los otros animales, manifestó el ave.

__ No lo sé Marta, es que mi tío puede llegar en cualquier momento, le expresó a la paloma.

__ Me harías un gran favor, dijo Marta.

__ Okey, pero solo un ratito, le advirtió ella.

Luego de esa charla, ella la acompañó a la plaza de armas y jugaron hasta que Lucy se dio cuenta de que era muy tarde y su tío ya debería haber llegado,

__ Lo siento Marta, pero tengo que irme a casa exclamó asustada por que su tío la retaría.

Luego llegó corriendo a su casa, pero ya era tarde, su tío ya había llegado.

__ ¡LUCY QUE HACES TAN TARDE AFUERA!, para empezar porque estabas afuera, Gritó su tío.

__ Es que fui a jugar con mis amigos, manifestó.

__ Grrrrr ¡Te prohíbo volver a salir afuera……..hasta que te vayas de esta casa! ¿Me oíste?, gruño su tío.

__ Está bien tío, sollozó Lucy.

Entonces le contó esta trágica historia a su amiga Dorita por whatsapp, y Dorita se lo contó a su mamá, la señora Marcela, lo que paso con Lucy. entonces la señora Marcela se acordó que su padrino la trataba mal cuando ella era pequeña y sintió compasión. Llegaron a su casa para negociar con su tío.

__ ¿Cómo? ¡qué quiere adoptar a Lucy! Suspiró su tío.

__ Tal cual como ha dicho.Su sobrina nos informó que Usted tomó medidas muy duras para reprenderla y que no la ha tratado correctamente, le dijo la señora Marcela.

__ Usted tiene que entender que su madre la dejó en mis manos, expresó su tío.

__ Está bien solo tiene que firmar este contrato. y le daremos 1 millón de pesos

_ Mmm, está bien, supongo que tendremos que pagar a una criada murmuro él.

__ ok solo firme, propuso la señora.

__ ya listo, afirmó.

__ ¡yipi! Expresó Lucy.

Entonces Lucy vivió en la casa de su amiga, mejor dicho, su media hermana, hasta que fue a la universidad, se casó, y tuvo dos hijos

Llamados Steve y Luis. Y así vivió feliz para siempre.

Fin



La Cenicienta y el príncipe de las nieves

Autor: Ignacio Estévez

5to básico


Érase una vez en un pueblo de montaña llamado Portillo, una hermosa joven que caminaba por la nieve hacia su casa en la que vivía con su madrastra y su hermanastra. Todas las mañanas salía a buscar madera apenas amanecía. Siempre que llegaba a su casa era lo mismo, su madrastra la maltrataba y le daba los trabajos más difíciles.

- ¡Anda a barrer mi pieza! – decía la madrastra.

- ¡Anda a ordenar mi closet! – decía la hermanastra.

Cenicienta estaba muy cansada de todo eso. No sabía cuánto tiempo más aguantaría esos abusos.

Pero un día, luego de volver de sus quehaceres, la madrastra le dijo - debes ir a robar pan ya que no tenemos dinero para comprar. Cenicienta con cara de espanto se negó. Por ningún motivo haré eso – dijo la joven – no robaré. Ante esto la madrastra echó a Cenicienta de su propia casa.

La pobre joven triste y desolada no tenía a donde ir. El frío de la noche ya comenzaba a sentirse y era terrible.

A la mitad de la noche, mientras dormía en un rincón de un puente, alguien la zamarreó. ¿Estás bien? – dijo un joven. Cenicienta trataba de abrir los ojos, pero el frío se lo impedía. El joven la tomó y la subió a su trineo.

Al día siguiente, Cenicienta despertó sin saber dónde se encontraba. Abrió las cortinas de la habitación y notó que estaba en el Castillo de la Nieve. En ese momento alguien tocó a la puerta. ¿Señorita, puedo pasar? – dijo la mucama. Sí – dijo Cenicienta. Al abrirse la puerta, pudo ver que le traían una bandeja con el desayuno.

- ¿Cómo he llegado acá? ¿Quién me ha traído?

- Pues claro que el príncipe Bastián – dijo la mucama – la espera en la sala.

Cenicienta desayunó y se vistió rápidamente. Al llegar a la sala, saludó al príncipe y le explicó todo lo que había sufrido en casa de su madrastra y el porque la habían echado de su propia casa. De igual forma, le agradeció por haberla recogido de la calle. El príncipe dijo – enviaré a unos guardias para que arresten a tu madrastra por ladrona. Tú puedes quedarte en el castillo el tiempo que necesites.

Como su madrastra y su hermanastra ya no vivían en su vieja casa, Cenicienta decidió volver a vivir en ella. Con el pasar de los días Cenicienta y Bastián se hicieron grandes amigos.

Un día llegó un consejero real con un mensaje para Cenicienta. Éste decía que su madrastra había escapado de prisión. El príncipe le solicitaba que volviera al castillo por su seguridad. Cenicienta algo asustada decidió aceptar la propuesta y sin demora arregló sus cosas para partir.

En el camino algo sucedió que el trineo se detuvo. Cenicienta al bajar vio a su madrastra.

- Tu eres una traicionera – dijo muy enojada – después de todo lo que yo te di, nos delataste.

Pero no alcanzó a decir ni una palabra más ya que los guardias reales la tomaron detenida nuevamente. Cenicienta se sintió muy aliviada.

Ya en el castillo apenas Cenicienta vio al príncipe, salió corriendo hacia él. ¡Muchas gracias! – Dijo Cenicienta – te debo tanto. Gracias a Dios que estás bien – dijo el príncipe – no vuelvas a irte lejos.

Pasaron unos años y Cenicienta y el príncipe Bastián se casaron y vivieron felices para siempre.

FIN


Colegio Curimón San Felipe Copyright © 2019

logo colegio  curimon grande sf.png